Todavía no damos crédito. Cuando aquella tarde, trabajando tranquilos en el estudio, sonó el teléfono, sentimos que el éxito había llegado.